A 40 años de su muerte John Lennon permanece tan vigente como siempre

“Yo empecé la banda. Yo la disolví, es tan simple como eso”, diría John Lennon sobre la disolución de The Beatles, el grupo de rock que revolucionó la música en la década de los años 60 y con el que Lennon se convirtió en leyenda, un mito que se vio agrandado con su papel como referente contracultural y activista pacifista y tras su asesinato hace 40 años, el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York.

Junto a Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, Lennon protagonizó el fenómeno más grande de la historia de la música, integrando el grupo de rock por excelencia.

Si “antes de Elvis no había nada”, como aseguró el músico de Liverpool, después de The Beatles nada volvió a ser igual ni nadie ha conseguido alcanzarlos. Como el propio Lennon afirmó en una entrevista con el diario londinense Evening Standard, llegó a ser “más popular que Jesucristo”, con lo que provocó gran controversia.

La imagen del creador de “Imagine”, todo un himno para generaciones, junto a Yoko Ono, es tan icónica como cualquiera de las más célebres de Lennon junto al resto de sus compañeros de The Beatles, y sus mensajes de paz y libertad siguen siendo una inspiración en la actualidad.

John Winston Lennon (más tarde, John Winston Ono Lennon), nació en Liverpool el 9 de octubre de 1940, hijo de Julia y Alfred Lennon, aunque fue criado por la hermana mayor de su madre, Mimi Smith. Desde la infancia dio buena muestra de su carácter rebelde, así como su interés por la música.

Junto a The Beatles logró cotas de éxito nunca antes vistas, protagonizando un auténtico fenómeno musical a escala global que les mantiene aún hoy como la banda más importante de la historia de la música más de medio siglo después.

El medio centenar de conciertos para los que fueron contratados en Hamburgo (Alemania) en 1960 fue el comienzo de una trayectoria espectacular unida a Liverpool y The Cavern, primero, y a la “invasión británica” que abanderaron en el mercado musical estadounidense a mediados de los años 60.

En esta época la “beatlemanía” alcanzó tal punto, que decidieron dejar de ofrecer actuaciones en directo, entre otros motivos por la imposibilidad de escucharse durante los conciertos.

El dúo Lennon / McCartney es uno de los más creativos de la música, y acreditados como tal aparecen en la inmensa mayoría de los éxitos de The Beatles, si bien en muchas ocasiones el creador era sólo uno de los dos. Lennon es el autor de célebres canciones del grupo como “Please Please Me”, “I Want to Hold your Hand”, “A Hard Day’s Night”, “I Feel Fine”, “Help”, “Strawberry Fields Forever”, “All You Need is Love”, “Revolution”, “Don’t Let me Down” o “Come Together”.

La evolución de la música de la banda a lo largo de la década fue un reflejo de la propia evolución personal de Lennon y el resto de sus integrantes, que acabaron convertidos en referentes de las revoluciones sociales de finales de los años 60, un papel que Lennon mantendría hasta el final de sus días.

De icono musical a referente antibelicista
Una faceta que le costó el intento de deportación de Estados Unidos por parte del gobierno de Nixon y que el músico mostró con canciones como “Give Peace a Chance” o “Happy Xmas (War is Over)”, que alcanzaron una gran repercusión por su mensaje antibelicista.

Su célebre afirmación “somos más populares que Jesús ahora” le supuso un enorme problema con grupos religiosos y ultraderechistas, como el Ku Klux Klan.

El gobierno de Estados Unidos le puso el punto de mira por sus mensajes antibelicistas contra la guerra de Vietnam, hasta tal punto, que siguen vivas las teorías conspirativas sobre su asesinato a manos de Mark David Chapman a la entrada de su apartamento en Nueva York, ciudad en la que residía desde el fin de The Beatles.

Casado en primeras nupcias con Cynthia Powell en 1962, con quien tuvo a su primogénito, Julian, en 1969 Lennon contrajo matrimonio con la artista Yoko Ono -madre de su segundo hijo, Sean, nacido en 1975-, quien influiría notablemente en su carrera artística, y con quien publicó los álbumes experimentales Two Virgins (1968), Life in the Liones (1969) y Wedding Album (1969), antes de debutar en solitario con el disco John Lennon/Plastic Ono Band en 1970.

“No creo en los Beatles. Sólo creo en mí”, dejó escrito en la canción “God” de su primer trabajo en solitario, antes de lanzar su disco más importante como solista, Imagine, en 1971, que contiene la que posiblemente sea su canción más célebre en solitario y quizá la de mayor repercusión de un exBeatle, convertida en todo un himno contra la violencia y una de las canciones más interpretadas de la historia.

Un año más tarde publicó, de nuevo junto a Yoko Ono, el disco Some Time in New York City, antes de su separación temporal, durante la que Lennon publicó Mind Games (1973), Walls and Bridges (1974) y Rock ‘n’ Roll (1975).

Después, Lennon se retiró de la música para dedicarse a cuidar a su hijo Sean, para regresar con el álbum Double Fantasy, en 1980, también grabado junto a Yoko Ono.

Este disco vería la luz el 17 de noviembre, apenas unas semanas antes de que John Lennon muriera asesinado a las puertas del edificio Dakota de Nueva York, junto a Central Park, donde el memorial Strawberry Fields es punto de encuentro y homenaje cada 8 de diciembre para recordar la figura de este gran artista británico.

En 1984, las canciones grabadas durante sus últimas sesiones en el estudio se publicaron en el álbum póstumo Milk and Honey, último trabajo de un creador que había ofrecido sus últimos conciertos multitudinarios en el Madison Square Garden de Nueva York en 1972 y había trascendido con creces su faceta artística y musical para convertirse en un mito.

Publicado por: Isabela Isern

Fuente: elnacional.com / EFE

Deja una respuesta