sábado

18

August

2018


Destacados

Los beneficios cardiovasculares de comer frutos secos

Los beneficios cardiovasculares de comer frutos secos

El consumo de frutos secos y nueces aporta efectos positivos al sistema cardiovascular, reduce el colesterol y no repercute en nuestro peso. Así lo ha reflejado un reciente estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CiberObn) en colaboración con la Universidad de Harvard, por lo que ya no hay excusas para no comer estos alimentos.

Sus beneficios

En los últimos años, destacados estudios de intervención nutricional han señalado “que los frutos secos, y en concreto las nueces, pueden ejercer efectos beneficiosos sobre distintos factores de riesgo cardiovascular como son la resistencia a la insulina, la inflamación, la presión arterial y el perfil lipídico”, explican Marta Guasch y Jordi Salas, miembros del CiberObn.

Con respecto al sistema cardiovascular, varios estudios han revelado que las nueces “mejoran la función endotelial de los vasos sanguíneos, disminuyen la inflamación y mejoran los procesos oxidativos, mejorando así los factores de riesgo cardiovascular”, indican los expertos. Además, hay evidencias de que este tipo de alimentos pueden generar otros efectos positivos en nuestro organismo: “Pueden mejorar el estado cognitivola depresión e incluso reducir el riesgo de algunos cánceres, aunque la evidencia sobre ello es menor”, añaden.

El colesterol también se ve afectado por el consumo de nueces, ya que sus componentes nutricionales reducen el denominado colesterol malo (LDL). Estos componentes “disminuyen la absorción de colesterol y ácidos biliares en el organismo, aumentan su excreción e incrementan la actividad de los receptores del colesterol LDL”, explican Guasch y Salas. “Algunos de sus nutrientes podrían también modular enzimas involucrados en la síntesis de colesterol y en la producción de ácidos biliares”, añaden. Los triglicéridos también decrecen, pero los mecanismos por los que se produce este proceso son menos conocidos.

Componentes de las nueces

“Los nueces son especialmente ricas en ácido grasos α-linolénico y linoleicocomposición nutricional única que se ha hipotetizado como la posible responsable de la disminución en las concentraciones de colesterol total y triglicéridos observadas”, señalan los especialistas del CiberObn. Este tipo de frutos secos además contienen esteroles vegetales y polifenoles, “componentes naturales que contribuyen a disminuir las concentraciones de colesterol en sangre y que tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes”, añaden.

Las nueces no engordan

Hoy en día, en nuestra sociedad es muy común pensar que comer frutos secos es sinónimo de engordar, pero nada más lejos de la realidad. Diversos estudios de intervención nutricional insinúan que los frutos secos no intervienen en el peso corporal y que su consumo puede asociarse con un menor riesgo de obesidad en estudios observacionales. Algunas causas que explicarían estos hechos serían que “los frutos secos pueden aumentar la sensación de saciedad y plenitud, ayudando así a reducir el consumo de otros alimentos no saludables y snacks, y que parte de la grasa que contienen no es absorbida”, comentan Guasch y Salas.

Estudio del CiberObn

Todas estas afirmaciones se derivan de los resultados del estudio realizado por el CiberObn junto con la Universidad de Harvard, en el que se hicieron 26 estudios de intervención y se contaron con 1.059 participantes. La investigación “consistió en una búsqueda bibliográfica de todos los estudios realizados hasta el momento sobre el consumo de nueces y el perfil lipídico, se aplicaron los correspondientes criterios de inclusión y exclusión y se seleccionaron 26 estudios de intervención”, explican Guasch y Salas. Los 1.059 participantes del estudio eran hombres y mujeres de entre 22 y 75 años sanos, con diabetes, obesidad o síndrome metabólico.

Las conclusiones que se obtuvieron del estudio fueron que además de no afectar al peso corporal y a la presión arterial, “las dietas suplementadas con nueces, en comparación a las dietas control, disminuyen el colesterol total en 6.99mg/dL, el colesterol LDL en 5.51mg/dL y los triglicéridos en 4.69mg/dL”, explica el Centro de Investigación.

¿Qué cantidad de nueces y frutos secos podemos comer?

Según el CiberObn, los frutos secos pueden incluirse en una dieta saludable. “Se aconseja consumir entre cuatro y siete raciones (una ración equivale a unos 30 gramos o a un puñado) de frutos secos a la semana en el marco de una dieta equilibrada que incluya un alto contenido en frutas, verduras, legumbres y cereales integrales”, dicen los doctores. La mejor manera de comer estos alimentos son crudos o tostados, evitando aquellos que contienen sal, azúcar o chocolate. Además, “los frutos secos se pueden consumir en cualquier momento del día, en forma de snack, añadirlos a otras recetas o combinarlos con fruta o yogur”, concluyen Guasch y Salas.

EVENTOS DEL MES