martes

12

December

2017


Cómo hacer que tu chica se sienta más segura en la cama

Cómo hacer que tu chica se sienta más segura en la cama

Dejemos algo en claro: la posición del misionero es impresionante. Hay algo satisfactorio y reconfortante en confiar en una posición que has hecho mil veces. Pero, para muchos de nosotros por ahí, hay un millón de cosas que queremos hacer en la cama que todavía nos hacen falta. Tal vez quieres hacerlo en la barra de la cocina, o tal vez se te antoja probar algo más rudo, como un poco de sano sadomasoquismo. Sin embargo, si los gustos sexuales de tu pareja tienden a ser más conservadores, podría ser difícil abordar este tema, para no insultarla o, peor aún, asustarla.

Si lo que buscas es mejorar la acción entre las sábanas, aquí te dejamos algunos tips de cómo hacerlo, mientras que al mismo tiempo te cercioras de que ella se siente segura y cómoda.

 

1/ HAZLA SENTIR SEXY

Puede que esté demás decirlo, pero digámoslo de todos modos. Si quieres que tu mujer haga cosas atractivas, tienes que hacerla sentir sexy. Es probable que ya sientas que es increíblemente sexy, pero un pequeño cumplido hace la diferencia. Cuanto más sexy y más poderosa se sienta, es más probable que tenga la confianza suficiente para probar cosas nuevas.

"Elogia su trasero, sus senos, su cabello, sus ojos (todas las áreas específicas de su cuerpo que amas). Por supuesto, ella es mucho más que las gloriosas partes de su cuerpo, pero si quieres tener sexo más atrevido, debes mantener la conversación descabelladamente sexy", dice Holly Richmond, psicóloga somática.

2/ VE PASO POR PASO

Decirle directamente a tu novia que estás muy interesado en intentar cosas anales, seguramente la asustará. Si ella está acostumbrada al sexo más conservador, o ha expresado timidez para intentar cosas nuevas, no puedes acelerar hasta el fondo. Cuanto más confianza sienta en cada paso, más probable será que llegues a cualquier punto sexual que te gustaría probar.

"Ir despacio y comunicarte con tu pareja sobre lo que ambos están pensando, sintiendo y haciendo. Es esencial que ambos tengan un diálogo abierto, ya que cualquier nueva actividad sexual se debe poner sobre la mesa", señala Daniel Lebowitz, terapeuta sexual en el The Intimacy Institute. "A menudo recomiendo a las parejas hablar sobre sus fantasías sexuales, jugando verbalmente antes de tratar de llevarlo a cabo en la vida real. De esta manera, pueden encontrar cualquier obstáculo o incomodidad antes de que suceda. Tener en cuenta a tu pareja y a la relación es indispensable para crear confianza y seguridad al explorar la sexualidad".

 

3/ DILE LO QUE YA TE GUSTA (ENFÁTICAMENTE)

Existe la posibilidad de que si sugieres cosas nuevas en la recámara, tu pareja lo tome como señal de que no estás satisfecho con lo que hacen. Incluso si esto es cierto, no debes insultarla o darle más razones para volverse insegura. Elogiar las cosas que disfrutas sobre su vida sexual, ayudará a abrir la puerta para sugerencias sobre cómo mejorar o añadir nuevas cosas.

“A los hombres que quieren ser más aventureros, les animo iniciar una conversación con su pareja sobre sus vidas sexuales. Dile a tu pareja lo que te gusta del sexo, comenzando con algo como, por ejemplo, "¡No puedo dejar de pensar en esa cosa que hiciste con tu lengua la otra noche!", y luego inicia una conversación sobre lo que te gustaría intentar", dice Debby Herbenick, profesora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Indiana. "O simplemente podrías decirle a tu pareja lo mucho que te gusta o cuánto la amas (que sea verdad) y cuánto disfrutan el sexo juntos, y que has estado pensando en cosas nuevas que te gustaría probar".

 

4/ SÉ ESPECÍFICO

Es noble hablar sobre lo que quieres. Sin embargo, decirle a tu novia que te gustaría que sean más aventureros en el dormitorio es un poco vago, especialmente para alguien que es tímido sobre probar cosas nuevas. Decirle que te gustaría hablar sucio es genial, pero si ella nunca lo ha hecho, es posible que no sepa por dónde empezar. Dale palabras clave específicas, por ejemplo, que te gusta escuchar, para ayudarle a hablar sucio. Hazle preguntas para guiarla. Sugiérele ver porno juntos. Pregúntale si quiere intentar usar juguetes sexuales. Y cuando ella tome la iniciativa, déjala hacer lo que quiera. Esto debe ser un dar y recibir.

Deja ideas abiertas que ella pueda explorar por sí misma. Hay docenas de libros sobre cómo condimentar las cosas", explica Emily DeAyala, terapeuta sexual en la Asociación Americana de Educadores de Sexualidad, Consejeros y Terapeutas (AASECT, por sus siglas en inglés). "Uno de mis favoritos es 101 Nights of Great Sex. Las páginas están definidas "para ella" y "para él" para que cada uno pueda turnarse para sorprender al otro con algo nuevo. A veces, no te imaginas todo lo que desconoces. Anímala a obtener ideas de libros como este. Esto la ayudará a sentirse más en control."

 

5/ ENTRA EN SU FANTASÍA

Por supuesto que subir el nivel de atrevimiento en el dormitorio, probablemente tiene que ver con tus propios deseos; sin embargo, si permites que tu pareja comparta sus deseos, el nivel de intimidad, confianza y comodidad aumentará. Es literalmente una por otra. Anima a tu pareja a que te diga qué la excita. Tratar de cumplirle sus deseos, la llenará de confianza y deseo de devolver el favor.

“Podrías comenzar la conversación con fantasías. Cuando ella se masturba, ¿en qué piensa? ¿qué la excita? Si le gusta el porno, ¿qué tipo de pornografía le interesa? Aquí, necesitas ser lo suficientemente seguro de ti mismo porque es posible de que te enteres que lo que la excita no necesariamente es algo que tú puedas proporcionar", explica Tom Murray, terapeuta sexual. "Sin embargo, las fantasías son solo eso, fantasías. Puede que nunca se puedan realizar las fantasías, no tienen que realizarse necesariamente. Esto solo es para iniciar la conversación y establecer las bases para la exploración".

6/ HABLEN SOBRE SUS INSEGURIDADES

En otras palabras, nivelar el campo de juego. Estar desnuda, mostrando tus partes, y que alguien más las toque... está lleno de ansiedad e inseguridad. Si tu novia es tímida en el dormitorio, le ayudará mucho saber lo que te hace te intimida a ti en la cama. Todos tenemos nuestras inseguridades (sí, incluso tú, semental sexual, tú), el que ella conozca algunas, podría ayudarla a verte como alguien con quien puede relacionarse fácilmente en el ámbito sexual.

"Aunque a menudo los hombres actúan como si estuvieran bien con su imagen corporal, la larga fila que se encuentra en mi oficina, de tipos hablando de su lucha con sentirse poco atractivos y de ser incapaces de rendir, indica lo contrario", dice Lebowitz. "Al compartir tus inseguridades, ya no tienen el mismo poder sobre ti y modela la forma en que tu pareja puede hablar de ellas contigo y el apoyo mutuo y la tranquilidad pueden ser parte de la relación".

 

7/ NO SIEMPRE SIGNIFICA NO

Solo porque tú lo pides, no significa que ella tiene que decir que sí. Y si dice que no, tienes que estar bien con eso, o es posible que tengas que reconsiderar si es la relación correcta para ti. Nadie debe sentirse incómodo en una relación, especialmente en la cama. Su felicidad es tan importante como la tuya, y si ninguno de los dos está consiguiendo lo que quiere, podría ser el momento de pasar a otra cosa. Sin embargo, típicamente donde hay comunicación, franqueza, honestidad, y confianza, tiende a haber muy buen sexo. Así que no seas tímido al preguntar. Ambos podrían sorprenderse de todas las puertas que se abren.

Fuente: Men's Health

EVENTOS DEL MES