martes

19

September

2017


Destacados

Una historia bajo el puente

Una historia bajo el puente

Esta no es una noticia sobre rumbas, películas, series o música. Es una noticia sobre una de las tantas realidades que debemos ver en nuestro país.

El día de ayer conversamos con esta señora. Ella lleva dos años sobreviviendo bajo el puente con su esposo. Antes vivían en las invasiones del sobreancho en la Autopista Gran Mariscal de Ayacucho, a la altura de petare, pero fueron evacuados por la Guardia Nacional.

Ella se dedica a reparar zapatos y su esposo es mecánico. Me comentó que "la plata ya no nos alcanza para nada”. Con reparar unos zapatos lo que me gano son dos mil bolos y con eso no hago nada. Porque la pega está muy cara, todo está muy caro". Luego agregó "Ya no podemos comer como antes, rara vez nos llegan las bolsas CLAP".

A pesar de esto, cree las protestas son la razón: "Estos muchachos deberían estar trabajando, no protestando, porque ellos sí estudiaron. En vez de eso, se la pasan trancando, jodiéndole la vida a uno y por ellos ya no me llega mi CLAP. Y ahora, me voy a tener que ahogar en gas porque no tengo máscara, vinagre ni un coño". Cuando le pregunté qué opinaba sobre las actuaciones de la Guardia Nacional, que la habían evacuado de su vivienda y afectado con gases lacrimógenos anteriormente, me respondió "yo en política no me meto".

Segundos después, la entrevista llegó a un final forzoso por el avance de una tanqueta de la GNB y gases lacrimógenos arrojados junto a mi. La señora no llegó a revelarme su nombre ni edad. 
 

 

EVENTOS DEL MES