miércoles

22

November

2017


Actualidad, Blog, Sexy News

[Ccs Oscura] La demencia en la disco de ambiente

[Ccs Oscura] La demencia en la disco de ambiente

Jamás olvidaré aquella noche, nunca ha sido un secreto que en los locales de ambiente se arman tremendas rumbas. Este no era un local completamente de ese estilo, quiero decir, muchos heterosexuales iban a vacilar por la música y la madre fiesta que se montaba. En aquel local de Altamira la música sonaba bastante fuerte y cada uno vacilaba a su manera. 

Siempre me encantó ese local porque cada uno podía tripear a su estilo. Había quienes se quedaban en los puffs luego de relajarse con ciertas hierbas. En la pista de baile que solía ser el típico desnalgue; gente zampando, gente perreando, los que consumían cosas más fuertes bailando como zombies. Otros superáctivos después de beber mucho o inhalarse su sustancia favorita.

El lugar era un “boleteo”, la mayoría de los que consumían alguna sustancia lo hacían en el baño o en lugares oscuros lejos de ojos ajenos, pero unos cuantos pasaban de alto la discreción y se metían sus vainas frente a todo el mundo.

A pesar de que revisaban bien antes de entrar, la cantidad de personas drogadas hacía dudar de la vigilancia para quién no estaba acostumbrado al local. La cuestión no era que la gente entrara cargada, el que sabía cómo era la movida conocía la dinámica: ir al baño de mujeres y el dealer te esperaba en un cubículo para venderte lo que quisieras. Las mujeres ni se sorprendían al ver entrar hombres en su baño para controlar, los que venían a este local usualmente estaban bastante claros.

Esa noche había cuadrado con un culito, un carajo que estaba riquísimo, ojos oscuros y cabello castaño claro,  alto, ¡cómo me gustaba que se inclinaran para besarme! Estábamos activadísimos bailando lo más nuevo de la EDM, cuándo empezamos a oír una bulla en medio de la pista. Como toda persona, invadidos por la curiosidad nos abrimos paso entre la multitud para ver de qué iba tanto alboroto. Logramos ver el espectáculo y a pesar de haber visto miles de vainas en ese sitio, lo que vi fue la locura.

Dos hombres besándose, algo normal ahí, pero uno de ellos tenía los pantalones desabrochados y el otro directamente sacó su miembro para hacerle sexo oral, ¡frente a todos el mundo! Sí, algo nuevo todos los días. Ambos se notaban drogados en la mierda, borrachos también. La gente gritaba, algunos animándolos otros insultándolos, no por el hecho de la homosexualidad, sino por el descaro de un acto indecente en plena pista.

No recuerdo si fueron amigos, cualquier desconocido o la seguridad, pero los hicieron moverse de la pista pues estaban cortándole la nota a los presentes. Terminaron por llevarlos al Cuarto Oscuro. ¿No les había hablado del Cuarto Oscuro? Un cuarto iluminado solo por las luces de aquél que prendiera un celular, algo laberíntico; ahí se podía ver cualquier cosa, personas drogándose o en plenos actos indecentes.

En algún momento mi catire se perdió de vista, y lo comencé a buscar, no lo encontraba en ningún lugar de la disco, revisé hasta los dos baños. Solo me quedaba por revisar el Cuarto Oscuro. Pensé en hacerlo pero algo me detuvo. Algún movimiento raro que vi en la entrada.

Si toda la locura que había visto no fue suficiente, todo empeoró con la llegada de la policía; una redada para poner la cereza en el pastel. En lo que entraron los pacos la mayoría entró en pánico y empezaron a desprenderse de cualquier caída que tuvieran encima. ¡Tenían que ver el piso del local! Esa vaina parecía proyecto X: pepas, bolsitas de perico, frasquitos de popper, pipas. “¿De quién es eso?” preguntaban los pacos, a lo que todos se hacían los locos. Creo que una gran parte corrió con suerte, pero otros no tanto; terminaron contra la pared y supongo que luego detenidos.

Yo en todo este alboroto seguía buscando a mi chico. ¿Cuál fue mi sorpresa? Los pacos corrieron las cortinas del cuarto oscuro y alumbraron con sus linternas, lo ví ahí zampando con otro. De cualquier manera, su infidelidad le salió mal: todo borracho o en medio de su nota se le olvidó desprenderse de alguna sustancia que tendría encima pues se lo llevaron detenido junto a otros tantos.

Hay personas que se la pasan hablando de rumbas tipo película, soñando con montar una así, lo que no saben es que siempre ha habido o hubo lugares dónde uno podía vivir esa demencia.

 

EVENTOS DEL MES