domingo

26

May

2019


Píxel

Píxel La entrevista estaba pautada para hacerla antes de un ensayo de los chicos, pero en vez de ser algo formal o serio, se realizó justo después del mismo. Un pequeño concierto privado, birras y cigarros que fueron precedidos de una amena conversa. Nada de poses, nada de egos subidos. Bajo este escenario, es fácil ver cómo es la dinámica de PÍXEL, y darse cuenta que suenan como un camión.

¿Cómo logran esa mezcla de canciones pegajosas? --primero "Poco", seguida por "Quién Moriría", y por lo que pude oír, el resto de las canciones del disco y tres del que viene, todas cargadas de potencia, es una pregunta que puede saltar a la mente de muchos. ¿Suerte? ¿Producto? ¿Pacto con Belcebú? Pues no.

Se puede decir que ese feeling para hacer música, viene de la mano del proceso de la misma conformación de la banda: "La armamos como se arma un Lego". ¿Jugandito? preguntamos. No necesariamente: "Como un Lego, porque todas las piezas fueron encajando una a una, pero tienes que probar muchas para que des con la adecuada". Se entiende que la intención lúdica no está del todo por fuera, pero dista bastante de ser un proceso azaroso.

Primero Pablo Dagnino (voces), y Norton Pérez (guitarra y coros), luego César Masroua (bajo), Ismael Baíz (batería) y cierran con la adhesión de Héctor "Tito" Fierro (guitarras también). En ese orden formaron PÍXEL. Entre el juego y no tanto, y de tanto encajar piezas, dieron con las que hacían falta para hacer buena música.

Sus orígenes están metidos de lleno en lo que es la (¿corta?) historia del rock nacional: La Puta Eléctrica, Gladys Cordero, Las Bolas, Zapato 3 y por supuesto Sentimiento Muerto, son partes del background de las piezas de esta obra. Hay nombres que claro que resuenan en nuestras memorias, pero por qué no aprovecharse de eso?. "La idea de utilizar mi imagen, que ya es conocida, es una buena carta de entrada" –comenta Pablo– "Norton en La Puta Eléctrica y la trayectoria de los demás por separado hacen que PÍXEL sea un grupo que tuviera una puerta abierta en algunos medios". Y aunque es de reciente factura (con nombre y apellido desde marzo de 2000), ya resuena en la cabeza de varios rocanroleros en el ámbito nacional.

Y obviamente tienen con qué. Además de la excelente factura del disco, que se montó en un proceso rápido (trabajo arduo, pero sin muchos titubeos ni contradicciones) en vivo –o en pleno ensayo, pues- vemos la energía que cada uno de los integrantes aporta a la banda. "Lo que tenemos es mucho feeling, se siente una armonía entre los cinco, algo muy distinto a los grupos armados que se pueden ver en la calle".

Y si piensas que el proceso creativo es un poco más forzado, nada más lejos de la realidad. Cuando la pregunta sale al aire todos responden casi al unísono: "Todos componemos... es un proceso creativo donde todos aportan, uno pone la letra, el otro pone un acorde, vamos armando... además así funcionamos como una democracia, si uno trae una canción y a los otros no les gusta, no sale y ya está".

Mientras que la charla prosigue, pienso en la pregunta obligatoria sobre la diferencia generacional de Pablo y el resto del grupo (y ojo, no hablamos de edades, sino de camino rodado) pero la intención se ve interrumpida por las bromas que van y vienen sobre todos y cada uno de los integrantes de la banda, que dejan claro que esa diferencia no existe. "Somos una joda patrocinada" dice Pablo como si supiese la pregunta nunca hecha.

Filosofía que va directamente a lo que son como grupo y lo que transmiten en sus melodías: "No nos preocupamos por llenar estadiums, por ser éxito de una canción y que luego la gente olvide el nombre de la banda. Lo nuestro es hacer buena música y ser una banda de culto". Y es que a pesar del juego y de la soltura, el trabajo dedicado en PÍXEL se oye... y se oye duro.

Por: Clementina Ramos

Tienen química, historia y buena música: pequeñas partes de un todo lleno de rocanrol

+ Info:www.pixel.com.ve

EVENTOS DEL MES