Miami y México, el último refugio de las estrellas de TV venezolanas

Los efectos de la crisis política y social en Venezuela, y la delincuencia que le quitó la vida, hace cinco años, a la actriz y ex Miss Venezuela, Mónica Spear, es la razón por la que importantes artistas se han visto obligados a salir del país.

Cinco años después del asesinato de la actriz Mónica Spear en Venezuela, Miami y México se han convertido en el refugio para la comunidad de artistas de TV venezolanos.

«Hoy en día hay venezolanos talentosos en todas partes por la situación que todos conocemos. Pero en Miami y México han sido muy generosos con los que trabajamos en la televisión, por razones obvias», dijo Carlos Bardasano, presidente de W Studios, uno de los brazos de producción de Televisa y Univision.

Dichas «razones obvias» van de lo profesional hasta lo personal, pero se concentran en los efectos de la crisis social y política que vive el país presidido por Nicolás Maduro, sobre todo en la seguridad pública.

El caso de Spear

El caso más dramático para la televisión fue el asesinato el 6 de enero de 2015 de la Miss Venezuela 2004 y actriz Mónica Spear, quien estaba radicada en Miami y había venido a  pasar vacaciones en el país con su hija Maya y el padre de la niña, Thomas Berry. La pequeña fue la única que sobrevivió a un intento de robo y hoy vive con sus abuelos maternos en Orlando, Estados Unidos.

«El asesinato de Mónica nos marcó a todos, pero ya desde antes había muchos actores, productores, guionistas, directores, ejecutivos y técnicos emigrando», dijo Marcos Santana, presidente de Telemundo Studios.

Bardasano, al igual que Santana y Leonardo Aranguibel, director de Disney Media Latin America, son parte de una camada de ejecutivos venezolanos de la industria de la TV que se formaron en los pasillos de Venevisión y Radio Caracas Televisión, dos de los canales que fueron exportadores de telenovelas y estrellas en las décadas de los años setenta, ochenta y noventa.

Talento de exportación

Una de esas celebridades es Lupita Ferrer, quien llegó a ser una de las grandes protagonistas de las primeras telenovelas venezolanas de exportación como Esmeralda (1970) y, en un intento de abrirse camino en Hollywood, vive en Miami haciendo pequeños papeles en telenovelas de Telemundo.

En la misma ciudad están radicados Jeannette Rodríguez y Carlos Mata, los protagonistas de Cristal, una telenovela que le dio la vuelta al mundo en 1989 y 1990.

«La pesadilla de mi país no tiene fin. Pero eso no es una telenovela, no tiene nada de rosa. Es una película macabra», declaró en una entrevista reciente la actriz, quien está semirretirada.

Mata vive entre Miami y México, donde ha trabajado en series como El señor de los cielos. También hace teatro ocasionalmente.

En la misma situación está Henry Zakka, quien sí trabaja constantemente en Telemundo y Televisa. Es parte del elenco de la nueva versión de Rubí, que se estrena el 21 de enero en Univisión.

Detrás de las pantallas

El esperado remake es del guionista Leonardo Padrón, un abierto crítico de Maduro. En 2017, durante un viaje, fue alertado de que le buscaban las fuerzas de seguridad del país y decidió no volver.

«Me quedé con lo que tenía en la maleta. No tenía nada más», reveló. Se declaró agradecido de las «manos que se extendieron» para ayudarle.

Su prestigio como periodista, escritor y guionista le permitió abrirse camino y ya tiene en su currículum la telenovela más exitosa de Televisa y Univisión de los últimos años: Amar a muerte (2018).

El guionista Luis Zelkowicz decidió salir de Venezuela mucho antes. «No le veía futuro al país», dijo el autor de éxitos televisivos como Cara o Cruz, en México, y El señor de los cielos y Una maid en Manhattan en Estados Unidos.

Perla Farías, quien es la vicepresidente senior de Programación Guionada de Telemundo y se destacó en Venezuela como guionista con telenovelas como Juana la virgen, que fue adaptada a la serie en inglés Jane the Virgin, indica que el éxito de muchos venezolanos en la industria de la TV latinoamericana es producto de «la escuela» que tuvieron.«La mayoría estábamos empezando cuando Venezuela era la meca de las telenovelas y tuvimos la posibilidad de aprender con los mejores», indicó. «La inseguridad, la crisis económica, la censura, son todos factores que nos han obligado estar afuera», acotó.

Para completar este panorama, entre las actuales grandes protagonistas de novelas de Telemundo y Univisión hay varias venezolanas como Gaby Espino y Marjorie de Sousa. Entre los presentadores se destacan Chiquinquirá Delgado, su ex esposo Daniel Sarcos y Erasmo Provenza.

Venezolanos en México

Los actores Alejandro Nones y Rodolfo Salas se han abierto camino, en cambio, en México. El primero fue el villano en Amar a muerte, mientras que el segundo protagoniza Médicos en Televisa.

El director Carlos Villegas, quien está radicado en territorio mexicano, ha estado a cargo de las telenovelas y series de TV que Aracely Arámbula ha hecho con Telemundo como La Doña y La Patrona, además de la quinta temporada de El señor de los cielos.

Lejos de la actuación

Sin embargo, no todos han logrado insertarse de nuevo en la industria de la TV. Uno de ellos es Ricardo Álamo, protagonista de Juana la virgen, quien tiene un estudio fotográfico en Miami, mientras que Juan Alfonso Baptista «el Gato», protagonista de Pasión de Gavilanes, complementa los ingresos de la actuación con trabajos temporales.

Venezuela afronta una crisis política y social que se acentuó después de que en 2019 el líder del Parlamento, Juan Guaidó, se declarara mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución.

La oposición venezolana -que no reconoce el nuevo mandato de 6 años que juró Maduro el pasado 10 de enero, al considerar ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado- asegura que el país atraviesa una «emergencia humanitaria compleja» y ha pedido ayuda a la comunidad internacional para atenderla.

Social Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *