El baterista Jimmy Cobb, cercano a Miles Davis, murió a los 91 años

El baterista Jimmy Cobb, conocido por una amplia discografía que incluye apariciones en numerosos álbumes de Miles Davis, incluido el memorable Kind of Blue de 1959, murió este lunes en su casa de Manhattan a los 91 años de edad debido a un cáncer de pulmón, informó su esposa a medios locales.

Cobb fue miembro de la banda de Davis entre 1957 y 1963, último superviviente de lo que se denominó el primer gran sexteto de Miles Davis. Mantuvo ese título durante casi tres décadas, sirviendo como conducto para muchas generaciones de fanáticos del jazz.

Jimmy Cobb apareció en varios de los álbumes del trompetista, incluyendo, entre otros, Porgy and Bess (1959), Sketches of Spain (1960), Miles Davis in person: Friday Night at the Blackhawk (1961) y Miles Davis en el Carnegie Hall (1962).

Fue un baterista de buen gusto conocido por su pulso y ritmo, que evitó la ostentación llamativa, según los expertos, que recuerdan que Cobb se sentía cómodo con el papel de acompañante. Fue una cualidad que lo convirtió en un colaborador codiciado durante décadas.

Durante una carrera intensa que comenzó a finales de la década de 1940, Cobb actuó con los nombres más importantes del género, como Billie Holiday, Charlie Parker, Dizzy Gillespie, John Coltrane, Clark Terry, Sarah Vaughan, Cannonball Adderley, Wes Montgomery, Dinah Washington, Ron Carter, Nancy Wilson, Wayne Shorter, Brad Mehldau, Roy Hargrove o Christian McBride.

Nacido en Washington DC, James Wilbur Cobb llegó al mundo el 20 de enero de 1929.

Cuando comenzó a tocar la batería de joven, sus influencias clave incluyeron a Max Roach y Kenny Clarke.

Antes de cumplir 20 años, el baterista ya estaba ofreciendo conciertos de alto perfil, como los que dio junto con Billie Holiday durante una temporada en la capital estadounidense o en el programa itinerante de Symphony Sid, en el que pasó una semana junto con Charlie Parker y Miles Davis.

Cobb nunca rehuyó su condición de vínculo viviente con el venerable pasado de la música, enfatizando lo que veía como una vida de buena suerte. «He estado en el lugar correcto en el momento correcto muchas veces», dijo a la prensa en varias ocasiones.

El músico continuó actuando y enseñando en todo el mundo hasta el final de su vida.

Su familia, su esposa, Eleana Steinberg Cobb, y sus dos hijas, Serena y Jaime, quienes le sobreviven, organizaron la mayor parte de sus juegos y enseñanzas a medida que él crecía.

Los estudiantes nunca dejaron de preguntar cómo dominar ese platillo ligero e insistente, algo que hizo sonar tan fácil, pero rápidamente se dieron cuenta de que no podía ser más difícil.

Aunque no había ningún secreto, según Cobb: «Lo primero es que tienen que amarlo y quedarse con él», confesó.

Foto: EFE

Fuente: elnacional.com / EFE

Social Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *